LA CULPA EXAGERADA

Por Psic. Gabriela Merino Huber

 

Vivir con culpa puede ser uno de los estados más torturantes para una persona. Un purgatorio que llena al individuo de inseguridad, tristeza e intranquilidad. Le lleva a pensar “que vale muy poco” por un error cometido. Es muy común en familias muy manipuladoras, en donde nada de lo que haga un hijo(a) o la pareja es suficientemente bueno. Y esa frustración ocasionada por años y años de desamor, y de intentar ser aceptado, lleva a la persona a creer que no será merecedora de amor por parte de ninguna persona.

Aprender a aceptar que para algunas personas nunca llegará la satisfacción porque tienen un problema carácter, que no es tu culpa, es parte del crecimiento y de la posibilidad de salir adelante, ya que si se basa la autoestima en las actitudes de individuos con poca capacidad de amar, vivirás creyéndote culpable de su desamor, y toda acción que realices o dejes de hacer pensarás que puede ser motivo de infelicidad para esa persona que es tan importante para ti.

Tienes derecho a ser feliz. Las cosas que hagas y que disfrutes no siempre harán felices a otras personas, pero aun así tienes derecho a experimentarlas. Tu familia, tu pareja y tus amigos, te darán consejos en función de lo que a ellos les ha funcionado en la vida, o lo que más disfrutan, pero aun cuando nadie esté de acuerdo contigo, tú tienes derecho a tomar tus propias decisiones, procurando no perjudicarte ni a ti mismo ni a otras personas.

Sólo tienes una vida. Cuídala. Vívela a tu modo y disfrútala como mejor te plazca.

 

 

Comentarios: 3
  • #3

    Jenny Argudin (lunes, 17 octubre 2016 23:18)

    Muy interesante mensaje y con mucha enseñanza.

  • #2

    guadalupe (domingo, 16 octubre 2016 21:47)

    Excelente texto de ayuda

  • #1

    Enrique (lunes, 10 octubre 2016 19:50)

    A veces las acciones del pasado, muchas veces equivocadas, crean un sentimiento de culpa ....