REFLEXIONES DE AÑO NUEVO: preparándonos para las crisis.
Por Psic.Gabriela Merino

A propósito del año nuevo, todos te dicen "deseo para tí bendiciones, éxito y felicidad". "Que el año que viene sea aún mejor", y yo me cuento en la lista de los que lo hacían, incluso en los cumpleaños... Un año mejor... Como si desearamos para todos una burbuja rosa, con chispitas de magia que aislaran a las personas del sufrimiento. Cómo si en verdad fuera posible... La vida no es siempre placentera... De las calamidades, los accidente, las pérdidas, fracasos y enfermedades nadie nos salvamos. Cada año, lleva consigo una gama de colores desde el rosa hasta el gris y el negro. Y es perfecto tal y cómo es. Así tiene que ser, pero nadie nos prepara para ello. No hay forma alguna de prepararnos para el sufrimiento, y sin embargo es parte de la vida. Cuando te llegue, sentirás que tu piso se desmorona, lo que conocías como seguro se desvanece, y la tormenta invadirá cada poro de tu cuerpo, y entre tu mente y corazón el dolor avanzará hacia el infinito, como un túnel que parece sin final, hasta que aprendes cómo escapar de él... Es un duro entrenamiento. Durante la agonía, aprendes muchas cosas de ti mismo, y al terminar valoras aún más las cosas bellas de la vida, los seres queridos que aún te quedan, pero a la vez, te das cuenta, que en el paraíso o infierno de tu interior, vas completamente solo; sin importar cuantas muestras de solidaridad recibas, te das cuenta de que el dolor es tan profundo que nadie lo podrá comprender aunque lo intente y finalmente,el sentir te ayuda a recordar que estás vivo, y si estás vivo, puedes aún lograr tus sueños. Este fin de año, más que deseos mágicos para tí y para mí, quisiera enlistar algunas recomendaciones: 1.-Rodéate de gente que te quiera y te valore, gente en quien puedas confiar, porque llegará el día que te haga falta una mano amiga, y créeme, en verdad te aligerarán la carga, la harán más soportable. 2.-Ama mucho, y abraza con el alma. Aprende a conectar con tus seres queridos con algo más que no sea el cuerpo, porque nadie es eterno. 3.-La vida no tiene sentido, más allá del que tu le pongas, debes recordarlo en día que lo pierdas, porque, siempre puedes inventarte uno nuevo. 4.-No intentes evadir el sufrimiento, ni trates de hacerte el fuerte, eso sólo agrava las cosas, si tienes que llorar, llora. Si quieres gritar, anda desahógate, y platica la situación traumática con gente en la cual confíes. 5.-La culpa intoxica tu cuerpo, y no soluciona nada. Si tienes la oportunidad de volver a disfrutar y sonreír no lo dejes de hacer. 6.- Déjate consolar, permite que otros compartan tu pena. 7.-Si tiene solución pon manos a la obra, y si no la tiene, cuanto antes te resignes mejor. 8.-Dedicate tiempo a ti mismo, reencontrarte contigo, sanar, solucionar debe ser tu prioridad, ya que si no te recuperas a ti mismo, lo terminarás perdiendo todo. 9.-Tal vez te pongas hipersensible, caótico(a), miedoso(a) y querrás que te toleren, o te salven, querrás también buscar culpables de tu sufrimiento, recuerda que el que está en crisis eres tú, los demás están siguiendo su vida normal, no esperes que te entiendan, recuerda que el purgatorio está en tu interior, nadie más que tú sabe cómo lo estás sufriendo, así es que no te tomes personales las actitudes de tus seres queridos, no toda la gente es empática ni compasiva, y seguramente no están tratando de .-agredirte, sólo es tu sensibilidad la que te tiene así. y 10.-No te estaciones en la tortura y la conmiseración esperando que alguien te salve, para poder seguir adelante, y no morir de tristeza, tendrás que sacarte tu mismo de ese túnel de lamentos. Es tu responsabilidad, y sólo tu tienes acceso a tu mente y tu corazón.

 

Espero que hoy estés rodeado de seres queridos: Amigos, familiares, amores, mascotas. Tal vez estarás a las meras doce en un salón de fiestas, en una casa ajena, o tal vez tu propia casa ha sido llenada de otros colores, de alegría. No te pierdas la oportunidad de disfrutar, aunque mañana sigas sufriendo, dale una pausa a tu pena. No todos los días son de fiesta, no todos los días tienes la oportunidad de disfrutar de los que amas. Absorbe su esencia con cada uno de tus sentidos, aprende de ellos y siempre recuerda que solo son compañeros temporales en el tren de tu vida. Un día se tendrán que bajar y sin importar cuanto los abraces, el día que partan no habrá sido suficiente.


Comentarios: 0