Un segundo para la paz.

Por Psic. Gabriela Merino

(19 de julio del 2016)

 

 

¿Cómo saber cuál será el último segundo? ¿el último minuto de aliento? Sin importar cuanto queramos olvidarlo nuestro tiempo está contado.

 

No importa lo que hagas, puedes vivir amargado todo lo que quieras, puedes vivir sufriendo si quieres, el resultado es el mismo, no saldrás vivo. Puedes cambiar tu actitud, ser más positivo, disfrutar en lo posible cada momento al máximo, y al final será igual, nadie se salva de ese destino, no hay una fecha, no hay una edad para que el plazo se cumpla, sin embargo “Todo pasará” incluso la vida.

 

Adquirir experiencia, aprender, al final sólo nos sirve para que los días siguientes sean mejores, para nosotros o para las generaciones venideras…

 

Podría parecer sin sentido todo lo que pasas, todo lo que sientes, todo lo que haces y experimentas… Es verdad, es tan complejo como maravilloso esto de existir. Incomprensible, irrazonable, y luego viene la moral y el deber ser que complica las cosas un poco más. Cómo si lo absurdo de la levedad de la existencia no fuera suficiente sufrimiento, andamos por ahí arrastrando culpas hasta por respirar.

 

Las crisis sociales, las económicas, la enfermedad… Problemas con la familia de origen. La falta de química y de costumbres en común con la persona que amas… Lo injusto y a la vez tan necesario del apego… Todo eso ya lo sabes, lo sufres a diario, te duele mientras duermes y te tortura al despertar.

Nada tiene sentido, ¿Para qué tanto sufrimiento esperando la imposible perfección en el trayecto?

 

Al final te guste o no, aquí estás, respirando, sintiendo, por no sé por qué, por no sé cuánto, pero aun respiras y vale la pena tener calidad en la existencia… hasta el último segundo… ¿Qué sería de ti si botaras a la basura todo eso que no sirve? ¿Cómo sería existir sin culpas, sin deber ser, sin expectativas de perfección…? ¿Cómo sería tu existencia si decidieras aceptarlo todo y vivir en paz?...

 

 

Cada segundo es una oportunidad de traer a la tierra el paraíso. Tú decides en dónde estar.

Comentarios: 2
  • #2

    Enrique (jueves, 28 julio 2016 23:37)

    Coincido contigo, solo tenemos una vida para vivir... los problemas de todo tipo agobian; sin embargo en necesario dejar que las cosas caminen solas y ayudar a que se vayan resolviendo, sin perder de vista la meta final. Solo vivir. me encantó tu artículo. Gracias Gaby

  • #1

    hola (jueves, 28 julio 2016 18:08)

    hola