Reconstruir Vs. devastar la autoestima de los niños durante el divorcio

El duelo por ruptura de pareja, es uno de los procesos más difíciles de atravesar, sin importar si había un papel firmado de por medio o no, sin importar la etiqueta de la relación... El tiempo y el dinero invertidos, las vivencias acumuladas, los sueños construidos, los apegos, la costumbre, los sentimientos son factores suficientes para dificultar la recuperación, tanto para hombres, como para mujeres. Sin embargo, en este artículo en particular, dedicado a los hijos, me dirigiré a las mujeres, ya que son ellas, en la mayoría de los casos, las que se quedan al cuidado de los menores.

 

     Mucha gente cree que las emociones no son un asunto importante de atender. Que sólo de comida y techo vive el ser humano, sin embargo, está comprobado científicamente que éstas influyen directamente en la salud del cuerpo y en nuestro desempeño en todas las áreas de nuestra existencia. También así dentro de la familia, ya que del estado emocional de los progenitores (o cuidadores), depende directamente el desarrollo socio-afectivo de los niños.

 

     Durante el proceso de duelo, la persona que experimenta la pérdida del ser amando pasa por distintas etapas y emociones que se van alternando y se revuelven, aparecen, desaparecen y se repiten sin orden lógico. Puede experimentarse tristeza, ira. odio, sensación de desamparo, ansiedad... Que si no son bien manejadas pueden llevar al sujeto hasta la depresión. Esto es algo que debemos evitar a toda costa, ya que empieza con una idea y puede atraparte en una espiral que se va haciendo cada vez más grande y una vez adentro, resulta difícil encontrar la salida.

 

     En esta etapa, sobre todo si fue el otro quien decidió terminar la relación o quien cometió la infidelidad y por lo tanto el abandono, puede experimentarse una gran frustración, que se traduce en enojo e intolerancia hacia cualquier persona, y como los que están más cerca de la madre son los hijos, generalmente, sin querer, se desquitan con ellos.

 

    Los niños a su vez están viviendo su propio periodo de adaptación a las nuevas circunstancias,lo viven de manera un poco diferente, pero también se sienten tristes y confundidos, algunos ansiosos por la ausencia de uno de los padres. Lo que menos necesitan es ver devastado al que se queda, ni mucho menos, cargar con su mala vibra y su desquite.

 

     Si no te tratas, es muy posible que ocasiones en tus hijos una gran inseguridad, y la sensación de ser culpables por la separación, y sentirse responsables de tu felicidad, esto no es justo, su papel es de ser los protegidos y guiados; no les toca proteger, merecen vivir su infancia de una manera plena y divertida, con aprendizaje y juegos que le permitan su sano desarrollo, ya que de lo contrario, estas tendencia a la protección de los padres,  puede convertirlos en personas codependientes y con baja autoestima, que aceptarán tratos abusivos en sus relaciones de pareja y en otro tipo de relaciones interpersonales en un futuro ¿Quieres eso para tus hijos?

 

     Así es que como lo dicen los sobrecargos antes de iniciar un vuelo: Si existe una emergencia y las máscaras de oxigeno caen, primero pontela tú para que puedas asistir a los niños y/o  adultos mayores que te acompañen. En ese orden.

 

     Lo mismo pasa con lo emocional, para que tengas la fuerza suficiente para apoyar y sacar adelante a tus hijos, primero necesitas estar bien tú. El verte fuerte, alegre y equilibrada es además el mejor ejemplo y regalo que les puedes dar. Si su pilar está firme, tendrán las bases necesarias para sustentar el resto de su vida.

 

     Como terapeuta familiar, he visto muchos casos, en donde la crisis de la madre es la que principalmente afecta a los hijos. Por ello llevo varios años impartiendo un programa de coaching de duelo por ruptura (sólo para mujeres) "Rompiendo el duelo con amor", porque reconozco la importancia de transformar esta experiencia en algo reparador para ti y tu familia; capaz de llevarte al crecimiento.

 

Te dejo el enlace directo por si te interesa tener mayor información y testimonios:  https://www.psicologaenlinea.com/rompiendo-el-duelo-con-amor/

 

Saludos afectuosos

 

Psic. Gabriela Merino - Terapeuta sistémica y Coach de vida.