¿ES AMOR O ES CODEPENDENCIA?

 

Por Psic. Gabriela Merino Huber

 

Tal vez, a pesar de sentirte fuertemente atraído de una persona, sientas que algo no va bien en tu interior. No terminas de sentirte completo(a). Piensas que tu pareja es una increíble persona, llena de cualidades, y aún así llegas a darte cuenta de que no logras sentirte feliz ni motivado en la relación. Si éste es tu caso, puede que te convenga leer la siguiente información acerca de las personas con codependencia:

 

Las personas codependientes manifiestan  una excesiva, y a menudo inapropiada, preocupación por las dificultades o necesidades de otra persona u otras personas.

 

Es común también que organicen su comportamiento en función de otra persona y harán todo lo posible para impedir ser abandonadas. Y es que la codependencia es una herida que viene de la infancia, generalmente debida a relaciones familiares destructivas, en donde el niño en su afán por sentirse protegido, comienza a generar apegos exagerados con las personas, llegando algunos a quedar atrapados en relaciones insatisfactorias y hasta destructivas porque les asusta la idea de quedarse solos o porque se sienten responsables de la felicidad de su pareja o de algún familiar.

 

Algunos síntomas característicos de la codependencia son:

 

1.- Estar siempre preocupado por complacer a los demás, llegando a sacrificar sus necesidades para atender primero las de su pareja o de otras personas.

 

2.- Tener dificultades en decir que no o en expresar sus preferencias.

 

3.- Una baja autoestima, ya que esta depende para ellos de la aprobación de los demás. Se preocupan demasiado por lo que los demás piensan de ellos.

 

4.- Miedo excesivo a ser rechazado o a abandonado física o emocionalmente.

 

5.-Dejan pasar aspectos problemáticos de la relación. Prefieren negarlos, para no tener que enfrentar que hay aspectos a trabajar en la relación o incluso que es mejor dejarla. Es el clásico que dice: Mi relación es perfecta, aún cuando día a día la tristeza y desmotivación le va carcomiendo por dentro.

 

6.- Invierten gran parte de su energía y tiempo en trartar de “salvar”, proteger o tratar de cambiar la conducta de su pareja o de otras personas significativas para ellas.

 

7.- Límites difusos. Las personas codependientes a menudo se sienten responsables por los sentimientos y problemas de los demás, por lo cual absorben con facilidad las emociones de los otros.

 

8.- Siguen atrapados en una relación insatisfactoria y a veces extremadamente abusiva, aunque en el fondo sepan que ésta no les conviene.

 

9.- Sienten la necesidad de controlar a los que están a su alrededor porque esto les aporta seguridad.

 

10.- Tienden a pasar mucho tiempo pensando de manera en otras personas.

 

11.-Sienten la necesidad de ser perfectos para no ser excluidos, rechaza o abandonados, por lo cual pueden pasar mucho tiempo pensando en los errores que han cometido.

 

Si descubres en ti mismo(a) cinco o más de estos síntomas es importante que busques ayuda profesional ya que los síntomas de la codependencia, si no son tratados, pueden empeorar con el tiempo.

 

La mejor inversión que puedes hacer en ti mismo. Recuerda que de tu bienestar depende el que puedas dar lo mejor de ti en todas las áreas de tu vida.

 

El depender tanto de la aprobación y compañía de los demás puede llegar a ser terriblemente desgastante. Atrévete a emprender un viaje a tu interior y a recuperar el amor propio, la paz y las ganas de vivir.

 

Vale la pena.

 

 

 


Comentarios: 2
  • #2

    Gabriela merino (jueves, 27 octubre 2016 09:31)

    Totalmente de acuerdo contigo Enrique.

  • #1

    Enrique (jueves, 27 octubre 2016 00:58)

    Efectivamente es el miedo a enfrentar tus miedos. Sobretodo el no ser capaz de conocerse a sí mismo(a) y descubrir que no hay nadie mejor que uno mismo. Quizá suena muy egoísta , pero lograr valorarte primero te permite tener la capacidad de amar a otra persona