¿A DONDE ESTAMOS CUANDO NO ESTAMOS?

Por Psic. Gabriela Merino Huber

 

Todo el día abrumada, un problema familiar me daba vueltas y vueltas sin parar… Pero el trabajo, los pendientes, las compras por hacer…

El mundo no se detiene porque tengas un problema -me dije- Y nada cambia excepto tu buen tino.

Mientras revisaba un currículum y editaba el artículo de una colaboradora recordé que ya casi cerraban el banco. Tomé mi bolso y subí a toda prisa al auto. Me quedé en el estacionamiento de la plaza y bajé corriendo contra reloj. Traía mi perro mini toy en una bolsa de mano. Hago la maniobra del dinero y corro a la maquinita para pagar el boleto de estacionamiento, y al llegar a la pluma ¡Tarán! El boleto no estaba por ningún lado ¿A dónde estamos cuando estamos?, ¿a dónde estaba mi mente? Orillé el auto, y justo antes de que se acaba el tiempo de tolerancia lo encontré adentro de mi cartera, en donde guardo las monedas… ¿Dónde tenía la cabeza? Salgo de prisa en el auto y veo de camino una estética, recuerdo que tengo una reunión con amigas en la noche y urge que me arreglen el cabello. Saco cita, voy de prisa a mi casa a comer. Decido irme caminando al salón para hacer algo de ejercicio pues estaba a unas calles cerca y me paso de largo tres veces ida y vuelta hasta que doy con el local.  Llego tarde a mi cita, pero me atienden con tanta amabilidad… Y mientras las extraordinarias manos de la estilista masajeaban mi cuero cabelludo, comienzo a soñar, con mis proyectos, con mi amor… Y me quedo dormida.

 

Al terminar me di cuenta de que si no estamos por donde andamos, y el estar desconcentrados puede llevarnos a numerosos contratiempos y problemas… Prefiero llevar mi mente a un bello lugar.

 

Siempre será mejor concentrarse en otras cosas, a dejarse angustiar por problemas que pueden o no tener solución.

 

 

Comentarios: 1
  • #1

    Contreras (lunes, 17 octubre 2016 23:37)

    ... Aveces simplemente nos encontramos en algun lejano lugar viviendo por rutina lo que sabemos por ende que nos toca hacer... Aveces quizas es mas comodo vivir un mundo ficticio aun sabiendo que al final del horizonte nada de lo que deceamos se hallara!! Que tan enigmatico horizonte reflejo aquel momento dentro de aquel planeta la sonrriza de un ser amado... Que extraordinaria expectacion de volver la vista atras y volver a jugar sin saber que el tiempo pasara y todo se esfumara... Que el tiempo cambiara y nada volvera a estar en el sitio exacto donde buscamos que este... Vivir en nuestro presente es una realidad que el pasado raya y el futuro irrumpe...